un cliente recupera 54.000 euros de una tarjeta revolving

Un vecino de madrid recupera 54.000 euros de una tarjeta revolving’

54.000 euros. Es la cantidad que que tendrá que devolver Wizing Bank a un ciudadano de Madrid que contrató un préstamo con tarjeta revolving y que se había visto envuelto durante muchos años (desde 2003) en una espiral de deudas que no tenía fin. Los tipos de interés superaban el 20% y el crédito se renovaba encadenando vencimientos sin lograr librarse de las deudas que, por el contrario, iban creciendo y empeorando su situación económica.

El ciudadano, de origen vasco, pero residente en Madrid, cuenta su experiencia. Define la tarjeta revolving como una carga que llevaba arrastrando durante años, y que no lograba deshacerse de ella por completo.

El caso ha sido llevado por el portal de defensa del consumidor Reclama Tarjetas, que denuncia que las tarjetas revolving están lejos de desaparecer al contrario de lo que se pensaba en marzo de 2020. Recordemos que en esta fecha, el Tribunal Supremo dictó sentencia: cobrar intereses superiores al 20 % es usura por lo que los préstamos así pactados son usuarios y por tanto nulos.

Una vez más los Juzgados vuelven a declarar usurario un contrato de préstamo instrumentado mediante una tarjeta revolving. El Juzgado de Primera Instancia Civil número 61 de Madrid ha dictado sentencia 213/2020, de 9 de diciembre de 2020 (recurso ordinario 45/2020) en la que con aplicación de la jurisprudencia fijada por el Pleno de la Sala 1ª del Tribunal Supremo (sentencia de 4 de marzo de 2020) ha declarado nulo un contrato de préstamo instrumentado con tarjetas revolving, aplicando la Ley de Represión de la Usura de Justino Azcárate, considerando usurario el interés remuneratorio, concluyendo que la referencia del “interés normal del dinero” que debe utilizarse para determinar si el interés remuneratorio es usurario, debe ser el interés medio aplicable a la categoría a la que corresponda la operación cuestionada, en este caso el tipo medio aplicado a las operaciones de crédito mediante tarjetas de crédito y “revolving” publicado en las estadísticas oficiales del Banco de España.

Siguiendo la línea marcada por el Tribunal Supremo, para que la operación crediticia pueda ser considerada usuraria, basta con que se den los requisitos previstos en el primer inciso del artículo 1 de la Ley de Represión de la Usura, esto es, que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso, sin que sea exigible que, acumuladamente, se exija que haya sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo
limitado de sus facultades mentales. El porcentaje que ha de tomarse en consideración para determinar si el interés es notablemente superior al normal del dinero no es el nominal, sino la tasa anual equivalente ( TAE ), que se calcula tomando en consideración cualesquiera pagos que el prestatario ha de realizar al prestamista por razón del préstamo, conforme a unos estándares. Corresponde al prestamista la carga de probar la concurrencia de circunstancias excepcionales que justifiquen la estipulación de un interés notablemente superior al normal en las operaciones de crédito al consumo, sin que puedan considerarse como tales, el riesgo derivado del alto nivel de impagos anudado a operaciones de crédito al consumo concedidas de un modo ágil y sin comprobar adecuadamente la capacidad del pago del prestatario.

El método a seguir exige considerar la TAE aplicada que ha de compararse con el tipo medio de interés de las operaciones de crédito mediante tarjetas de crédito y revolving de las estadísticas del Banco de España, y no con el interés medio de las operaciones de préstamo al consumo. En el caso examinado, el contrato fue concertado en el año 2003 y la información estadística disponible sobre el tipo medio de interés aplicado aeste tipo de operaciones, da como resultado un tipo medio aproximado del 20%. Señala la sentencia que, el tipo medio algo superior al 20% anual es ya muy elevado y valorando los demás elementos indicados por la jurisprudencia (como son las circunstancias concurrentes en este tipo de operaciones de crédito, como son el público al que suelen ir destinadas, las propias peculiaridades del crédito revolving, en que el límite del crédito se va recomponiendo constantemente, las cuantías de las cuotas no suelen ser muy elevadas en comparación con la deuda pendiente y alargan muy considerablemente el tiempo durante el que el prestatario sigue pagando las cuotas con una elevada proporción correspondiente a intereses y poca amortización del capital y los intereses y comisiones devengados se capitalizan para devengar el interés remuneratorio), concluye que una elevación porcentual respecto del tipo de interés medio tomado como “interés normal del dinero” de las proporciones concurrentes en este supuesto, siendo ya tan elevado el tipo medio de las operaciones de crédito de la misma naturaleza, determina el carácter usurario de la operación de crédito.


Declarada la existencia de usura, el contrato es nulo lo que supone que el prestatario solo debe devolver el capital percibido al ser nulas la cláusula de intereses y las accesorias vinculadas con ésta (intereses moratorios y comisiones) condenando a Wizink Bank a restituir todo lo que exceda de dicha cantidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *