tarjeta revolving

Aspectos esenciales de las tarjetas revolving

En nuestro anterior artículo hablamos de los peligros de las tarjetas revolving en verano. Hoy, en épocas estivales, queremos recordar una vez más los aspectos esenciales de las tarjetas revolving.

La tarjeta es el medio de pago que permite hacer uso de la línea de crédito abierta y abonar los bienes o servicios. Cada vez que hacemos uso de la tarjeta, esto es, que gastamos, gastamos un dinero que no es nuestro, sino que la entidad financiera o emisora de la tarjeta pone a nuestra disposición contra una obligación de reembolso.

Esa obligación de reembolso tiene dos consecuencias esenciales, la primera, tenemos que devolver el capital que hemos usado y no era nuestro, es decir, que nos han adelantado (línea de crédito) o nos han prestado (contrato de préstamo). A medida que devolvemos esa cantidad la amortizamos (amortización del capital).  En buena lógica, si no gastamos más amortizaremos la deuda cuando devolvamos esa cantidad, salvo que se nos amplíe la línea de crédito o el capital prestado y sigamos gastando, en cuyo caso encadenamos un ciclo de amortizaciones y renovaciones de deuda que debemos tener siempre bajo control para evitar situaciones de gran endeudamiento.

La segunda, son los intereses que se nos cobran por abrirnos la línea de crédito y permitir que gastemos comprando bienes o servicios con capital de la entidad financiera o emisora de la tarjeta.  Como ya sabemos, los intereses que se cobran son muy elevados. Incluso no siendo usuarios, es decir, inferiores al 20 % (magnitud que si se supera convierte la cláusula de intereses en usuaria según el Tribunal Supremo). No conviene olvidar que un tipo de interés del 15 ó 18 % por ejemplo, es un tipo muy alto y que va a incidir en nuestra deuda puesto que ese capital que hemos gastado y debemos devolver lo tendremos que devolver con intereses, de forma que encadenar deuda por ampliaciones de crédito encadena adeudos de intereses y hace muy recomendable que se tenga muy claro qué interés se debe abonar y qué consecuencias tiene ese uso constante de la tarjeta revolving.

El uso prudente de las tarjetas revolving exige una buena información que también prevenga abusos de las entidades financieras y emisoras, y para ello es muy recomendable tener muy claro los conceptos que hemos explicado que siempre se podrán aclarar más y mejor con un asesoramiento experto e independiente necesariamente recomendable. En ReclamaTarjetas hacemos este asesoramiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba