¿Cómo funcionan las tarjetas de crédito revolving?

¿Cómo funcionan las tarjetas de crédito revolving?

En esta ocasión traemos un artículo que se ha difundido en numerosas ocasiones -incluso en medios de comunicación-, pero que aún así muchas personas no terminan de entender. No es por nada en especial, ya que es precisamente lo que buscan las entidades financieras. Hoy respondemos a la pregunta de cómo funcionan las tarjetas revolving.

Las tarjetas revolving permiten realizar compras, independientemente del nivel de liquidez de tus finanzas personales. Es decir, si quieres comprar un ordenador de 1.000€ y en tu cuenta bancaria no tienes tanto dinero, la tarjeta revolving realiza la compra adelantando la cantidad de dinero, sean 200€ o 800€. El banco adelanta esta cantidad porque la tendrás que devolver, similar a una tarjeta de crédito. No obstante, hay diferencias:

  1. El porcentaje fijo de cada mes. Un porcentaje -denominado TAE- que puede variar mucho: entre un 8% y 30%. Importante destacar que si supera un 20% es posible que sea usurario y si ha sido reducido en los últimos años aún así puedes haber perdido dinero en intereses abusivos. Estudiar la TAE de tu tarjeta revolving es uno de los primeros pasos para saber si estás pagando de más.
  2. Cantidad fija. Esta cantidad es fijada por el propio cliente a inicios del contrato. Es una cuota fija mensual que se ha de abonar hasta que desaparecen los intereses por completo.

Así mismo, las tarjetas revolving también permiten devolver la totalidad del crédito a mes vencido. No obstante, el pago suele devengar intereses. Tu objetivo como usuario: pagar la totalidad del crédito a mes vencido. El objetivo del banco: impedirlo para que no abones todos los intereses y tengas que seguir pagando durante meses. Realmente una tarjeta revolving puede ser considerada un crédito de consumo.

El límite de este se estipula dentro del contrato de la tarjeta. Lo negativo de estos contratos es que suelen ser usurarios y poco transparentes. Esconden letra pequeña, opacan la información y en definitiva intentan que no se sepa nada sobre los porcentajes o los pagos que tendrás que hacer cada mes. Así, conforme haces compras cada mes, aumentas tu deuda, cayendo en una espiral de intereses que no se puede salvar a no ser que tengas un abogado o un ingreso extra.

Tener una tarjeta revolving es jugar con el endeudamiento. El Banco de España también ha advertido sobre esto. Las cuotas bajas esconden intereses TAE altísimos, superiores al 20%.

Esperamos que te haya servido este artículo y que responda a la pregunta de cómo funcionan las tarjetas revolving. Si tienes este producto te recomendamos que te pongas en contacto con un abogado. En Reclama Tarjetas estamos especializados en esto. Prueba de ello es que hemos recuperado más de 100.000€ para nuestros clientes. Te atendemos con seriedad y sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba