derecho al honor y tarjetas revolving

El derecho al honor y las tarjetas revolving: la nueva forma de atacar a los bancos

Una sentencia pionera del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de de Linares (Sevilla) de 20 de septiembre de 2021, condena a una entidad financiera, Wizink Bank,  por vulnerar el derecho al honor de un cliente titular de una tarjeta revolving. Es la primera vez que el derecho al honor y las tarjetas revolving se cruzan.

La entidad financiera había incluido al cliente en el registro o lista de morosos (CIRBE, Central de Información de Riesgos del Banco de España) basada en que el cliente no había hecho frente a la deuda contraída durante el periodo de tiempo en que éste, sin embargo, ya había presentado una demanda de nulidad de dicha tarjeta por considerar que concurría un supuesto de usura, tal como ha sentenciado ya la jurisprudencia del Tribunal Supremo. El derecho al honor y las tarjetas revolving se han saldado con victoria para el consumidor.

Destaca la sentencia como la entidad financiera sabía que el crédito era litigioso y que había reclamado la nulidad de la tarjeta por usuaria, a pesar de lo cual mantuvo la inclusión en el registro de morosos, si bien considera que no está probada una probable mala fe en su actuación.

El cliente había pedido al juzgado que protegiese su derecho al honor y que se condenase, en consecuencia, a Wizink Bank por cometer una intromisión ilegítima en el citado derecho fundamental al registrar y mantener sus datos en los ficheros de la CIRBE desde enero hasta abril de 2019 que se canceló la anotación.

El juzgado estima dicha petición y condena a la entidad bancaria a que indemnice al cliente abonándole 3.000 euros por los daños morales causados, con intereses y costas procesales.

A pesar de la jurisprudencia consolidada del Tribunal Supremo y de las numerosas sentencias que han anulado tarjetas revolving,  declarando abusivas las cláusulas de tipo de interés y comisiones, la entidad financiera mantuvo al cliente en el registro de morosos obviando que la tarjeta había sido objeto de una acción de nulidad radical ante los tribunales y a pesar de dicha acción judicial de nulidad.

Pues bien, el juzgado hace justicia y nunca mejor dicho al estimar la demanda y declarar nula la tarjeta pero con la consecuencia añadida de condenar a la entidad financiera por vulnerar el derecho fundamental al honor del cliente reconocido en el artículo 18 de nuestra Constitución, condenándole a pagar una indemnización de 3.000 euros al titular de la tarjeta nula, destacando que, no obstante haberse declarado nula la tarjeta revolving en diciembre de 2018, la entidad financiera mantuvo la inscripción en el registro de morosos y no solicitó su cancelación.

Debe recordarse que el derecho al honor reconocido en nuestra Constitución es uno de los derechos fundamentales y que por lo tanto, dispone de una superprotección ante los Tribunales de justicia que son garantes de los derechos y por tanto del derecho al honor, de modo que, la preservación del indicado derecho frente a prácticas usuarias que suponen la inclusión de quienes han pedido la nulidad de tarjetas revolving en listas o registros de morosos está injustificada y lesiona dicho derecho cuyo restablecimiento debe pedirse, mediante el asesoramiento de un experto independiente, ante los Tribunales de Justicia.

No puede negarse que la entidad financiera con su comportamiento asume el perjuicio moral que se le irroga al titular de la tarjeta nula que, al seguir inscrito como moroso, tiene que soportar injustificadamente todas las lesivas consecuencias derivadas de estar en dicho registro que no solamente te impide acceder a cualquier tipo de préstamos o ayudas (como la última convocatoria de los créditos ICO), sino que podría impedirte incluso celebrar contratos como uno de arrendamiento de inmuebles.

Destaca la sentencia al valorar los daños que no se ha consultado el registro de morosos durante el tiempo en que estuvo inscrito el recurrente por lo que finalmente se fija la indemnización en la cantidad de 3.000 euros. Eso explica probablemente que la indemnización no supere esa cantidad.

Esta sentencia demuestra que el asesoramiento de un experto y la actuación frente a entidades financieras que actúen de forma semejante a la expuesta son imprescindibles para restablecer la justicia anulando dichas tarjetas por cláusulas usuarias con las consecuencias de devolución de los intereses y comisiones usuarios abonados y de preservar el derecho al honor de quienes por no poder hacer frente a las mismas hayan sido inscritos en el registro de morosos, debiendo restituirse su honorabilidad dándoles de baja inmediata por consecuencia de la nulidad de dichas tarjetas.

Afrentas contra el honor por tarjetas revolving

Si eres víctima de una tarjeta revolving y quieres reclamar para que te saquen de cualquier lista de morosos en Reclama Tarjetas te ayudamos. Somos una plataforma que ya ha devuelto más de 150.000€ a sus clientes. Escríbenos y te llamamos sin compromiso.

Ir arriba